© 2019 Marina Galan

ACERCA DE MARINA

Soy coach, mentora y consultora, trabajo con personas, grupos y organizaciones alrededor del mundo.  

 

Buscando algo que ayudara a las personas no sólo a mejorar su rendimiento en cualquier aspecto, sino a tener una experiencia de vida más profunda y enriquecedora, me topé con una verdad simple pero profunda acerca de los seres humanos: la razón principal por la que andamos siempre batallando es porque, simplemente, no entendemos cómo funcionamos y, por ende, no tenemos ni idea de cómo mejorar nuestra experiencia de vida. 

Pocas personas saben que su mente está naturalmente diseñada para guiarlos al bienestar, la creatividad y el éxito. Menos aún aprenden a relacionarse con ella de manera provechosa. La mayoría de la gente, atrapada en un malentendido acerca de cómo funciona su mayor y mejor herramienta, es incapaz de aprovechar su diseño y termina haciendo un mal uso de ella, generándose un inmenso sufrimiento innecesario. 

 

Entender nuestra mente, saber cómo alinearnos con ella y sus recursos infinitos, nos permite explorar las profundidades más escondidas de nuestro verdadero potencial y, consecuentemente, experimentar una vida plena, vibrante, llena de propósito y significado.

Cuando entendemos que nuestra experiencia de vida está siendo creada en tiempo real a través de nuestra mente, caemos en cuenta de una realidad alterna que está sucediendo, al mismo tiempo, pero tras bambalinas de aquello que entendemos como nuestra realidad inmediata. Así como la experiencia que un mago puede tener de un espectáculo de magia forzosamente estará tintada por su entendimiento de lo que realmente está sucediendo, de pronto despertamos a una profundidad de entendimiento distinta y nos volvemos conscientes de posibilidades insospechadas alrededor de esa realidad y nuestra experiencia de ella.

Justamente porque sucede a un nivel tan íntimo, no hay aspecto de nuestra vida que no se vea afectado por este entendimiento. Personalmente, me ha abierto el mundo de mil y un maneras que no podía haber imaginado. Todo lo veo bajo una nueva luz: desde mi entiendo y ejercicio de la crianza hasta lo que entiendo por salud y la manera en que la construyo, al grado de que a esto es a lo que hoy escojo dedicar mi vida.

Soy mamá de tres maravillosos niños de 14, 11 y 10 años.  Vivimos en Querétaro, México.